FitBombones helados proteícos con crema de cacahuete y harina de coco.

Rendimientos: 1 Ración Dificultad: Fácil Tiempo de preparación: 10 min

Ante esta ola de calor, nos apetecen cosas muy fresquitas, que nos sacien y que nos den energía refrescante. Así que como estamos a mitad de semana, vamos a prepararnos unos bombones helados cargados de proteínas vegetales que nos van a dar fuerza y nos van a ayudar a resistir estas temperaturas quitándonos unos antojos de dulce.

Estos bombones con crema de cacahuete y harina de coco bañados en chocolate son una combinación de ingredientes que nos aportan muchísima fibra, proteínas vegetales y grasas saludables omega6.

Esta combinación de ingredientes resulta muy saciante, y totalmente riquísima, por lo que son ideales como snack a media mañana o a media tarde, incluso como postre.

Al ser muy saciantes y dulces, pueden ayudarnos a calmar la ansiedad y controlar el hambre entre horas.

Puedes conservarlas en el congelador, para un punto crujiente. Aunque también quedan fenomenal en la nevera, si las quieres mas tiernas como unas barritas.

Es una receta muy versátil que puedes modificar con tu crema de frutos secos favorita (cacahuete, anacardos, almendras, avellanas…) y puedes añadir virutas de chocolate, arándanos y/o pasas sultanas.

Es super fácil de preparar,  no necesitas utilizar el horno ni ningún otro aparato eléctrico de cocina. Con solo seis ingredientes tendrás una delicia para los más pequeños y los mayores.

Mirad que textura interior tan fantástica que tienen

¿Te animas a prepararlas?

Ingredientes

0/6 Ingredientes
Ajustar las raciones
    Bombones
  • Cobertura

Instrucciones

0/7 Instrucciones
  • Mezcla la harina de coco, el extracto de vainilla, la crema de cacahuete y el sirope de agave
  • Extiende sobre una bandeja la mezcla y corta en forma de rectángulos
  • Lleva al congelador 30 minutos
  • Baño de chocolate
  • Funde, al baño maría, el chocolate junto con el aceite de coco
  • Baña los rectángulos de nuestros bombones en el chocolate fundido
  • Ponlos en una bandeja con papel film o sulforizado y lleva al congelador o a la nevera
  • Ya los tenemos listos para disfrutar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.